Con la primavera bien empezada, Yamaha pone rumbo a Estambul para colaborar con un nuevo miembro de la familia Yard Built: Bunker Custom Motorcycles. Los hermanos Can y Mert Uzer no son los típicos fabricantes de transformaciones: Can es uno de los principales skateboarders del equipo Vans turco, mientras que Mert se inició en el mundillo de las transformaciones desde una primera trayectoria profesional en la publicidad digital.

Los dos atrajeron la atención y el interés de Yamaha Motor Europe por primera vez con su peculiar Yamaha SR500 1982. Esta personalización Yamaha de líneas clásicas superdepuradas irradiaba artesanía en estado puro y, lo que es más importante, estaba diseñada para hacerse a la carretera. El resultado fue la colaboración con Yard Built, que los ha mantenido ocupados durante los últimos meses, incorporando su característico estilo “búnker” a la Yamaha XSR700 para dar forma a una máquina tracker con un diseño sólido que se desenvuelve con soltura en la playa, en puertos de montaña y en cualquier otro escenario.

2016_YAM_XSR700BUNKERS_EU_CUSTOM_STU_004

“Estoy realmente impresionado con el trabajo de Can y Mert en esta moto”, comenta el coordinador de marketing de Yamaha Motor Europe, Cristian Barelli. “Lo que me resulta especialmente importante es que han mantenido la agilidad y la potencia de la XSR700 que definen la esencia de la moto. Partiendo de ahí, le han dado un estilo muy distintivo para que la XSR700 tenga una cara completamente nueva.” “Pensamos usar un estilo tracker porque queríamos plasmar al máximo el espíritu de libertad”, concluyen los hermanos Uzer. “El motor bicilíndrico es la base perfecta; sus características dinámicas te inspiran para crear algo ligero, ágil y sin ataduras.”

Para crear su interpretación tracker de la máquina Sport Heritage, Bunker Customs elevó la posición del asiento y liberó algo de espacio en la parte delantera para favorecer el movimiento del piloto. También buscaron una mayor altura libre al suelo, la que lograron con la reubicación del escape y el cambio de la llanta delantera a 19 pulgadas para favorecer la conducción todoterreno.

2016_YAM_XSR700BUNKERS_EU_CUSTOM_STU_003

Para que la moto tuviera una genuina imagen Bunker, todos los carenados se sustituyeron por piezas moldeadas a mano en aluminio de 2 mm, incluidas las tapas del depósito y las laterales, así como los guardabarros, los carenados del radiador y la base del asiento. Una banda de sujeción en aluminio anodizado sujeta el depósito, con un acabado pulido que da lugar a una estampa imponente desde la parte superior. El manillar Renthal se eleva lo justo para adaptarse a la nueva postura de conducción, mientras que el asiento también gana 6 cm de altura. Todo esto se logra con componentes atornillados que se pueden montar en cualquier XSR700 de fábrica.  El tapizado en gamuza azul del asiento dota al conjunto de estilo e incluso permite usar el mecanismo de cierre original.

Para que la creación resulte cómoda, práctica y bonita a la vez en carreteras complicadas, se ha cambiado la horquilla original por la invertida que monta la Tracer900. En el caso de las llantas, se han usado las atractivas llantas de radios de la Super Ténére, calzadas con unos neumáticos Goldentyre GT201 de 19 pulgadas delante y 17 detrás.

Para la iluminación se ha recurrido a un faro halógeno de 5,5 pulgadas sobre un soporte personalizado, a juego con el soporte del guardabarros delantero, fabricado en acero de 8 mm

2016_YAM_XSR700BUNKERS_EU_CUSTOM_STU_008

Para preservar la versatilidad todoterreno, se aumentó la distancia libre al suelo de 14 a 20 cm gracias al reposicionamiento del silencioso y el colector de escape. El sistema de escape es artesanal en acero inoxidable, y cuenta con un catalizador Akrapovič en la unión de los colectores con el silencioso final.

Bunker Customs aderezó su creación con diferentes Accesorios Originales Yamaha, como las manetas de freno y embrague, las estriberas y la extensión para la pata lateral. Finalmente, la moto tiene una decoración tan sencilla como atractiva inspirada en los años 80.