La naked más rápida y deportiva del mercado, descendiente directo de la Aprilia 7 veces campeona del mundo de superbikes, recibe una actualización importante en la que es su quinta versión desde que nació en 2002. Esta nueva Tuono, es el fruto más evolucionado de la marca de Noale y se ofrece en dos versiones: la RR, con asiento más confortable para dos personas y suspensiones Sachs, y la Factory que hoy probamos, con suspensiones Öhlins y una decoración terriblemente deportiva.

FRV_0674

La evolución del modelo se basa en tres aspectos muy importantes: motor, bastidor y electrónica. El motor tiene ahora un mayor rango de utilización, con un aumento de las revoluciones máximas en 500 rpm y disminución de las fricciones internas gracias al DLC. El tubo de escape es también nuevo, adaptado a las normas Euro4, con un modo dual que cuasi no hace ruido a bajas vueltas, pero que se transforma en una bestia atronadora cuando abrimos gas a fondo.
La segunda parte de la evolución es la suspensión y frenos. Equipa una horquilla Öhlins Nix, 850 gramos más ligera y de una efectividad excepcional, notando en todo momento que el tren delantero va muy ligado al asfalto de la carretera o del circuito. Los frenos han mejorado considerablemente, con una nueva bomba de freno Brembo de tacto más dosificable, un disco de 330 y 5 mm de espesor, y una nueva pinza radial M50 y, sobre todo, el nuevo sistema de “cornering” ABS, para garantizar una frenada segura aunque estamos inclinados dentro una curva.

AS3Y0550

La tercera parte, la electrónica, permite ahora mil regulaciones en los settings de la moto, con un sistema de control de tracción ATC, el APRC que nos permite incidir en parámetros como el hundimiento de la horquilla o impedir que se levante la rueda delantera. Para los más quemados de la velocidad, la nueva Tuono V4 tiene un sistema Launch control de salida y un pecho limitado, sólo para uso en circuito. Todos, con varios parámetros de regulación. Además, el motor tiene tres modos de entrega de potencia: sport, track y race, según como queramos recibir sus 175 rabiosos caballos.
El cambio de marchas dispone ahora de un sistema Quickshift que nos permite subir o bajar marchas sin pisar el embrague, incluso podemos bajar marcha en plena aceleración por si necesitamos hacer un adelanto con rapidez.

Otro elemento que hará las delicias de los más aficionados a las pistas, es su cuadro de instrumentos, con dos posibilidades: de calle, o de pista, donde se sustituye el, cuenta kilómetros por un cronómetro. Al lado, un indicador de la inclinación de la moto, a la vez que podemos saber la intensidad de la frenada o la cantidad de acelerador que tenemos abierto. Eso si, como no tendremos tiempo de mirarlo en marcha, disponemos de una memoria vuelta a vuelta donde quedará reflejado todo. Y si bueno y así no tenemos suficiente, la nueva App de Aprilia permite memorizar absolutamente todos los parámetros de la moto en todo momento, incluso, programar curva a curva la cantidad de control de tracción, antiwheele, entrega de gas, etc. En nuestro circuito favorito. Una auténtica telemetría profesional al alcance de todos!

FRV_0637

A sus mandos, tenemos la sensación de conducir la deportiva RSV4, pero mucho más cómodas. Desde el primer momento, notamos que es una fiera salvaje completamente domesticada gracias a la electrónica. Una bestia con una aceleración que corta la respiración y frena en casi un palmo, siempre transmitiendo una seguridad increíble. Se come las curvas uno tras otro, en una constante invitación a media vuelta en dirección al circuito más cercano, donde podremos sacarle todo el jugo si disponemos de manos para hacerlo. Después, podremos volver a casa cómodamente y con todo lo que ha pasado grabado en nuestro smartphone.

FRV_9059

La Aprilia Tuono V4 1100 factory sale a la venta por 18.499 €, (16.499 la RR), el precio que tenemos que pagar por tener la Naked deportiva de referencia en el segmento.