Derbi ha creado algunas de las motos de competición más remarcables de la historia de la moto en nuestro país. Pero ninguna tan ambiciosa como esta  4 cilindros de 392cc  dos tiempos de 1954. Una moto diseñada para hacer frente a las japonesas y para competir en el 24 Horas de Montjuïc, la carrera más prestigiosa de España.

A pesar de ser una moto muy rápida, la economía de combustible era horrible (eso no es bueno para las carreras de resistencia), y era tan complicado ajustar la carburación que no consiguieron que funcionara correctamente. El costo de un mayor desarrollo se consideró prohibitivo para la pequeña empresa, y se abandonó el proyecto.

Estamos pues delante de una pieza única.